VUELVE A LETRAS HACIENDO CLICK EN LA IMAGEN

Photobucket

Mis Páginas

viernes, 20 de mayo de 2011

¿PARA QUE LO QUERÉS?

Photobucket

Para no perder el hilo de las entradas continuaré con experiencias que como bien dije en la entrada anterior me tocaron muy de cerca y más allá de los años transcurridos jamás me los sacaré de la cabeza. Probablemente es una deuda pendiente a determinadas personas que con toda la confianza del mundo se entregaron como pacientes, y ¿quien dice?... en esas así estaba el libreto ¿no?. Que un día pudiera plasmar esos sentimientos, esas palabras en un papel o en un sitio donde muchos podremos reflexionar acerca de determinadas actitudes.
Todos los nombres que pondré son ficticios, pero lo que sí será real será la historia contada en este blog .
Como dije anteriormente a pesar de los años transcurridos no me olvido de la cara de ninguno de mis pacientes, sus sonrisas al verme, o (¿porque no?), su cara de disgusto por el cansancio mismo de mantener un tratamiento que ya no deseaban recibir.
Mi primer Lección:
Roxana, una paciente muy joven de apenas 40 años, sufría una enfermedad irreversible. La peleaba, ponía el cuerpo, la mente , el alma para combatirla.
Cada 15 días venía a que la transfundiera, sus venas ya no daban más, puesto que la quimioterapia hacían de ellas estragos. Tampoco ayudaba su contextura física, puesto que era algo regordeta y esto no era de gran ayuda para que los de laboratorio la tuvieran que estar pinchando permanentemente por los análisis y así romper las pocas venas que uno podía usar para la transfusión.
Roxana venía acompañada por su anciana madre (al menos a mí me parecía una mujer anciana, pero es posible que el dolor de su hija era lo que veía reflejado en el dolor de esa madre)siempre con una sonrisa reflejada en su rostro. Me tenía mucha confianza (demás está decir que practicamente la mayoría de los servicios nos buscan para que encontremos via a los pacientes complicados), ya que sabía que sin hacerla sufrir podía encontrar su vena tranquilamente. Su entrega era absoluta, por ende esto me hacía mucho más fácil mi trabajo. Comunmente la transfusión se la pasaba en una hora y media ya que su capacidad venosa era muy endeble y no podía correr el riesgo de perder la via.
En esa hora y media (siempre su madre al lado sentada en una silla), yo iba y venía de la habitación, donde podíamos entablar charlas referentes a cualquier tema, menos a la enfermedad en sí. La cuestión era que si bien estaba conciente de su enfermedad, tuviera un rato de tranquilidad, así que hacíendole chistes, bromas, riéndonos de cualquier cosa, todo pasaba más rápido y cuando nos queríamos acordar al menos por ese día el tratamiento había concluido.
Un año estuvimos juntas, cada quince días viéndonos para que recibiera su "nafta" como le decía yo. Dentro de una de esas charlas me contó que estaba preparándole el cumpleaños de 15 a su única hija, (la cuál tuve la suerte de conocer y me enternecía ver a una adolescente no sabiendo donde se encontraba parada frente a la enfermedad de su madre). A partir de ahí las conversaciones rondaban siempre sobre eso; la fiesta que harían, que se pondrían, etc.
Jamás pregunté nada (nunca fui de indagar, considero que el derecho de querer contar lo tiene el que desea hacerlo y no por preguntas que uno hace), así que para mí eran ella, la madre y la hija.
A los 9 meses que estuvimos viéndonos noté en ella un cierto desgaste anímico, quería reir de mis payasadas pero notaba que sonreia apenas para hacerme sentir bien "ella a mí".
Llegando al mes 12, entré a terapia estando de guardia y la encontré:
_"Rox (le dije), no sabía que estabas acá"_ Había sido internada esa noche por una indisposición que había sufrido.

_"Sil (me dijo), que bueno verte, estaba por hacerte llamar"_
Yo había notado antes de entrar a terapia que había gente, pero no había notado que su madre junto a su hija estaban en un costadito de la sala de espera sentadas esperando el parte médico.
_¿Que pasa Rox, que hacés acá?_ Obviamente lo que trataba era de restarle importancia para que ella no se angustiara más.
_"Es la hora Sil"_ mirándome fijamente a los ojos.
_Dejate de joder Rox, si querés la hora te la doy ya mismo, ¿hora de que?_ Me sentía una idiota haciendo ese chiste, pero no le iba a dar el brazo a torcer.
Me miró con sus ojos llenos de lágrimas, pero con una enterza pocas veces vista.
_"Están todos afuera"_ me dijo en forma afimativa ya que sus acompañantes desde el momento de la internación eran su madre y su hija.
_Dejame ver, no me di cuenta al entrar_. Fuí hasta la sala de espera y si, indudablemente estaban su hija y su madre como antes describí. Entré nuevamente
_Están todos Rox, ¿necesitás que te traigan algo?_. Aún haciendo como si nada pasara.
_Están mi mamá y mi hija, pero no está él_ , me dijo con un nudo en la garganta.
En forma inmediata comprendí que hablaba de su ex marido, padre de su hija.
_¿Para que lo querés?, no te angusties, no vale la pena. En poco tiempo te vas a casa y lo mandás al carajo_
_Sil, él está con ella, y yo no me puedo despedir_
¿Les digo la verdad?, no pude decir más nada, solo la abracé, la besé, la mimé y salí de terapia rumbo a mi servicio.
Esa madrugada se convirtió en ángel, aunque para mí lo fué siempre.
Rox, amaba a su hija como a nadie en el mundo, pero en sus últimas horas solo pedía y tenía la esperanza de volver a ver al hombre a quien amó, le entregó todo y ese mismo amor hizo que tuvieran a ese pimpollo.
Cuando hoy veo que hay alguien que ya no tiene interés en mí, no me aferro a eso, solo acepto. Pero también aprendí que puedo ser yo ese alguien a quien quieren ver, así que intento, más allá de las diferencias que uno pudiera tener, no cerrar la puerta jamás.
Para mí fue una de las primeras lecciones de vida.
Pobre de los necios que no tienen la capacidad de asumir que con una simple visita a tiempo, hace que la partida de una persona que fue amada pueda iniciar su viaje en paz.
Una mirada, un apretón de mano, un beso en la mejilla, un "disculpame", un silencio quizás (los cuales dicen más que mil palabras muchas veces) puede hacer que para el que sufre su sufrimiento sea menos doloroso.

Higorca Gomez Carrasco dijo...

Una página excelente como todo lo que tú tocas, eres una persona privilegiada en todos los sentidos, enhorabuena por ello.
Un fuerte abrazo

3 de junio de 2010 03:30

VIDA dijo...

Gracias por estar acá Higor, este sitio me será más difil que Letras del Alma porque tengo decidido poner todo aquello que viví, pero sé que lo lograré.
Dios te Bendiga siempre

3 de junio de 2010 18:14

Ana dijo...

Cuanta razón tenés. A veces no sabemos porque no apegamos tanto alguien, aún sabiendo que el otro anada por la vida ajena a nosotros, y sin embargo, los seguimos amando. Aunque suene un despropósito,
Que raros podemos ser los humanos, a veces!
un beso

6 de junio de 2010 12:18

Carmela dijo...

Qué lección de vida!
Sobrecogedora historia.
He sido testigo de una similar en la que él se marchó con otra cuando ella aún vivía.
Tampoco tuvo la sensatez de acercarse y pasar con ella alguno de aquellos momentos finales.
Y ella se marchó ... amándolo.
Es valioso lo que nos transmites : No cerrar las puertas jamás.Pues tal vez haya alguien que necesite una palabra , una mano , un oído , una palabra.
También es sabio lo que dices antes : no aferrarse a quien ya no tiene interés en nosotros. Aunque duela.Forma parte del crecimiento.
Los vínculos humanos deberían ser tratados con profundo respeto procurando evitar las lastimaduras.
Tu narrativa me ha conmovido profundamente.
Gracias.

31 de julio de 2010 18:52

pili.gauchita dijo...

Uffff,Sil me partiste el alma y el corazón,como puede existir gente de esta calaña?.
Ante una situacion límite ,se supone que una mentira vale más que mil verdades,ella estara en paz.amo hasta el final
un besote

17 de octubre de 2010 20:31

4 comentarios:

Rodolfo de Jesús Chávez Mercado dijo...

Hola mi dulce Sil... No sabia en lo que trabajas. Eres por caso enfermera?.

No sabes con cuanta emociòn he leido esta bella experiencia de vida. La de Rox y la tuya. Es muy bonito de verdad lo que dices. Es un cielo pasar nuestra vida ayudando a los dèmas, en especial a todos los que necesiten de nosotros. Asì sea que solo tengamos el don de escuchar... Si Dios nos ha regalado màs, entonces metamos todo a disposiciòn para hacer la vida de otro felìz y que su felicidad sea tambièn la nuestra. una felicidad reciproca que se convertirà en oferta de amor incondicional. Dios nos tiene para eso: como dice un bello texto. Nosotros somos sus pies, sus manos, sus ojos etc... aquì en a tierra. Por eso pido a Dios cada dìa de poder ser mejor a pesar de mis limites como ser humano y entregarme cada dìa por mi pueblo, aun màs si èl permite que sea sacerdote, como aquel cirio pascual que se desgasta dìa a dìa para brindar la luz de Cristo.

Dulce Sil... Rox es un àngel que te ha brindado todo un amor enfermo de Dios. Un ejemplo de vida contagiado por su bondad hasta el ùltimo minuto... Y eso, eso es grato de guardarlo en nuestra memoria.

Un fuerte abrazo y Dios te bendiga.

Gracias por esta perla de vida.

Fra Rodolfo de Jesùs O.Carm

MIS CYBER AMIGOS dijo...

¡ FELIZ FIN DE SEMANA !
http://miscyberamigos.blogspot.com
▬▬▬▬▬▬ ஜ۩۞۩ஜ▬▬▬▬▬▬▬
Mis cyber amigos ‎(¯`•.•´¯) (¯`•.•´¯)
*`•.¸(¯`•.•´¯)¸.•´ Cariños…
¤ º° ¤`•.¸.•´ ¤ º° ¤`•.¸.•´`•...
¤ º° ¤`•.¸.•´ Laura Cornejo`•.¸.•´`•.
***MIS CYBER AMIGOS **********

Marina Fligueira dijo...

Caramba! Que entrada preciosa. Gracias por compartirla.

Un besito y se muy feliz.

Rodolfo Cuevas dijo...

Saludos cariñosos, estimada Sil:
Es éste un escrito que nos transmite una valiosa lección... No sé porque razón los humanos nos empeñamos en ser rencorosos y vengativos; deberíamos aprender a perdonar siempre y así viviríamos mucho más ligeramente nuestra vida.
Gracias, estimada amiga, por compartir con nosotros tus amigos tan valiosas experiencias vividas.
Mis mejores abrazos, para ti Sil.